Saltar al contenido

Calcular Plusvalía

Siempre que adquirimos una propiedad, estamos sujetos en cualquier momento a tener que saber el precio real de nuestro bien con fines de venderlo o simplemente para estar bien informados al respecto. Ahora vamos a saber cómo calcular la plusvalía de un inmueble.

Ya sabemos que los precios de todos los bienes y servicios, incluyendo los alimentos, las medicinas el textil (ropa), y todo cuanto se adquiere en un momento determinado, puede conservar su valor, depreciarse o por el contrario aumentarlo que es lo más frecuente en el caso de los bienes inmuebles.

Es por esto que debemos saber cómo calcular ese incremento de precio en determinado tiempo, el cual se conoce como plusvalía. Para calcularlo se deben tomar en cuenta varios aspectos, los cuales inciden en el resultado final de dicho cálculo.

  • El cálculo plusvalía municipal pues, está cifrado en el incremento de valor que haya tenido un inmueble desde la fecha de su adquisición hasta la fecha de venta (lo que se conoce como plusvalía de compra-venta). Pero las personas tratan de declararlo a pérdida para evitar pagar el importe de dicho impuesto, que es lo que se conoce como plusvalía municipal.
  • El caso es que cuando un contribuyente, vende una propiedad, está obligado legalmente a cancelar la tan temida plusvalía, que va a engrosar las arcas del estado, pero que a los contribuyentes no les satisface en nada.
  • Otro de los factores que se pueden tomar en cuenta a la hora de calcular la plusvalía, son los gastos en que haya incurrido el propietario del inmueble para la urbanización del terreno y además actualizar el valor del inmueble, conforme al IPC.

cómo calcular el impuesto de plusvalía

De esta manera tenemos ahora una idea bien clara en cuanto a qué es la plusvalía y cómo calcularla, pero además las estrategias a las que puede recurrir un contribuyente para zafarse de este compromiso con el estado.

No es un secreto para nadie que hasta los más honestos tratan de comprobar que según los cálculos conformes al IPC, han vendido a pérdida, luego de esta demostración, se pueden excluir de la obligatoriedad de tener que pagar plusvalía alguna al Estado.

¿Qué es la plusvalía?

En términos generales podemos decir que la plusvalía de una propiedad, se basa en el aumento de valor que haya experimentado una propiedad desde la fecha de su adquisición, hasta el momento en el propietario decida venderla.

De este modo la diferencia de precio, y por tanto el beneficio resultante de la diferencia del valor de compra y el de venta del inmueble diremos que es la plusvalía.

Este incremento se traduce en un impuesto para el Estado, y todo propietario está en el deber de cancelarlo y de esta manera honrar el compromiso que tiene con el estado como buen contribuyente. De manera que ahora ya ustedes están en conocimiento de lo que es una plusvalía.

Tomemos en cuenta que la plusvalía, es el incremento bruto del valor de una propiedad de naturaleza urbana, esto se conoce con las siglas IIVTNU, y es lo que también se conoce en el argot de los medios municipales como Plusvalía municipal o arbitrio de plusvalía.

Sus siglas traducen el siguiente término: Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana.

Este impuesto, está contemplado dentro del sistema tributario local de España, y el cual como es lógico se pone de manifiesto en el momento mismo que se haga una transmisión del mismo. Sin embargo debemos acotar lo siguiente:

Según sentencia del día 11 de mayo del año 2017, se declaró la inconstitucionalidad de los preceptos legales que regulan los impuestos sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana.

Como podemos ver hay mucha controversia en lo contencioso con respecto a este tema de impuestos municipales por concepto de lo que se conoce como plusvalía y es por esto tal vez, que los contribuyentes se sienten con valor para tratar de eludir  la obligación de pagar este impuesto.

¿Cómo se calcula la plusvalía?

Para realizar el cálculo plusvalía, es necesario proceder de la siguiente manera:

cómo calcular el impuesto de plusvalía

  • Acudir a las ordenanzas fiscales del Ayuntamiento al cual pertenezca el bien urbano. De ninguna manera puede uno regirse por un patrón determinado que se haya utilizado con otra propiedad, cada terreno tendrá su propio valor según las características que lo integren.
  • El cálculo de la plusvalía debe ir acorde al año vigente de la transmisión, en este caso con la fecha del fallecimiento del propietario anterior que dio origen a la transmisión.
  • Tener en cuenta todos los datos proporcionados por los 7.590 ayuntamientos que proporcionan los datos necesarios para estos casos, estos datos rigen desde el año 2018 hasta los corrientes días.
  • Seleccionar el año en que se produjo la transmisión.
  • Seleccionar el municipio al que corresponda el bien urbano. En caso de que existan varios inmuebles derivados de una misma herencia, cada inmueble se debe calcular por separado, es decir que no aplica un sistema de cálculo global.
  • Indicar explícitamente la manera en que se adquirió dicho inmueble, si fue por concepto de herencia, si fue por una compra-venta o por cualquier otro formato que especifique donaciones, regalos u otros conceptos.
  • Indicar el valor catastral del suelo, en este caso no se toma en cuenta en absoluto el valor de la parte infraestructural.
  • Indicar la parte proporcional que se ha adquirido de dicho inmueble sea por el concepto que sea, o indicar si la transmisión es absoluta y no proporcional.

Aspectos a tener en cuenta sobre calcular la plusvalía:

Como ya dijimos en los párrafos anteriores, existen una serie de aspectos que se deben tomar en cuenta sobre la plusvalía de un inmueble. En este caso entran en juego una serie de consideraciones tales como:

  • La fecha de transmisión del inmueble, la forma en que este inmueble ha pasado de unas manos a otras, si es por fallecimiento que en este caso incluye un proceso de herencia, o si por el contrario el inmueble fue adquirido mediante una negociación de compra-venta.
  • Otros conceptos como: donaciones, regalías y algunos otros aspectos considerados por la ley, pero que de cualquier manera se deben considerar para el pago de impuestos municipales.
  • Tener en cuenta las bonificaciones en la cuota en caso de “Mortis causa” de la vivienda donde habitaba el finado, o del local donde ejercía sus actividades comerciales si fuera el caso.
  • No dejar vencer los plazos correspondientes a estas declaraciones, a fin de evitarse el pago de posibles multas por concepto de mora en el pago de los impuestos correspondientes.
  • La anulación de la Ley de Haciendas locales, así como la reclamación de lo ya pagado, es importante tenerlo en cuenta, ya que el Tribunal Constitucional ha declarado no someter a pago de tributo aquellos casos en que el valor del devengo es inferior al valor del inmueble en el momento en que éste es adquirido.